La cúpula de los conservadores negocia el inminente relevo de Fillon por Juppé