China teme una catástrofe ambiental por el petrolero accidentado frente a sus costas