La economía venezolana, en estado de coma