Nueva York declara el estado de emergencia ante la llegada de la “bomba ciclónica”