Todos quieren vivir en Albinen, el pueblo suizo que paga por ser vecino