La capital de la miseria de Estados Unidos, fuera de control