El primer vampiro del celuloide mexicano cumple 60 años