Año blanco, ¿futuro pérsico?