‘Godless’ o cómo una serie de Netflix puede acabar con el 'western' machirulo