El helicóptero de Lego que acabó convertido en prótesis