Anaya, AMLO y Meade: la campaña fatal