Los guerreros de la robótica no solo existen en la ciencia ficción japonesa