Los madrileños se van y los foráneos llenan las calles