El precio de la vivienda subió un 6,7% en el tercer trimestre, la tasa más alta en una década