Lo fundamental, la derrota del enemigo