Trump intenta sacudirse el fantasma de la trama rusa