Mário Centeno presidirá el Eurogrupo y pone un punto final simbólico a la austeridad