PRI-Meade: ¿Quién se come a quién?