Agatha Christie sigue dando juego