La industria del azúcar lleva décadas manipulando la ciencia