El terror de Berto Romero, en 360 grados