“Mi meta no ha cambiado: elevar el nivel cultural de los videojuegos”