La casa de apuestas falló en sus pronósticos del Nobel de Literatura