Tom Petty, la afilada elegancia de un rebelde