Entre bambalinas de una liga de ‘esports’