Apple, el líder que alcanza a sus perseguidores