Los dioses se alían con Alisson y el Atlético empata en Roma