Una turista sevillana termina en una cárcel rusa acusada de robar un neceser