Guía para el otoño seriéfilo (y III): las series europeas