Los editores denuncian que hacen hasta 25 versiones de los libros de texto