‘It’: Mucho susto, nada de miedo