Marcos Peña, árbitro de El Prat, avisa de que “ninguna parte acabará contenta”