Los surcoreanos ignoran los 19.000 refugios disponibles en caso de un ataque de Pyongyang