“Les estorbamos porque somos testigos de una realidad incómoda”