“Quien se ahoga no puede gritar”