“En la Villa Olímpica me dejaron el peor cuarto”