Los nazis no pudieron impedir el ‘milagro’