Lo nunca visto en una ballena jorobada: usa las aletas para impulsarse