Marta Fernández, en busca de la identidad