Si no lo quieres, no lo tengas. Nadie te obliga