Garbiñe Muguruza, ante el espejo