Una nueva vida para Alpha Decay