Un dinosaurio en el escenario que hizo famoso a Clint Eastwood