Trump, el último de Bahía de Cochinos