El Girona rompe las puertas de Primera