“La editorial Sitara nace de una frustración”