El imán “más complejo” del mundo pesa 300.000 kilos