‘American Crime’, la herida abierta de Estados Unidos