Salvador Sobral, el chico que odiaba Eurovisión