Un himno de amor a la música en cuatro minutos